Ágata verde > Propiedades, significado y usos

La variedad de ágata verde es uno de los subtipos más grandes e impresionantes de esta piedra. Aunque hay cientos de variaciones de esta roca, no hay duda de que destaca por su brillo y valor como gema energética. De hecho, es una de las más codiciadas entre los accesorios.

Según los expertos, la variedad verde del ágata mejora el equilibrio entre las emociones y el cuerpo físico, por lo que se puede decir que es la roca curativa por excelencia entre las múltiples variantes de ágata que ofrece la naturaleza.

Formada por microscópicos cristales de cuarzo extendidos en bandas, es un cristal muy estable. Las ágatas son piedras que sirven para asentar las energías y proporcionar un equilibrio físico, emocional e intelectual.

El ágata verde está relacionada con la energía proyectiva y su elemento relacionado es la Tierra. Proporciona suficiente energía para que su cuerpo pueda lograr una mejora en la salud de sus ojos y también mejorar la fertilidad.

Para obtener los mejores beneficios del ágata verde, suele ser una buena idea usarla. Los collares de ágata verde son la elección más popular.

Este post es todo sobre lo que quieres saber sobre el ágata verde. Si lo encuentras útil, no te olvides de compartirlo. ¡Vamos a empezar!

Significado del Ágata Verde:

El ágata verde tiene mucho que ver con la salud. Es una piedra relacionada con el bienestar físico, mental y espiritual. De hecho, es importante destacar que su significado es muy profundo porque sus propiedades son bastante amplias.

El ágata verde se utiliza principalmente en la salud y el bienestar de los ojos. De origen volcánico, el elemento fuego es muy acentuado, actuando como fuente de inspiración y creatividad. Según la gemoterapia, las ágatas verdes tienen un significado importante para el equilibrio entre las emociones y el cuerpo físico, por lo que son muy adecuadas para combatir enfermedades psicosomáticas.

El ágata verde también se utiliza desde tiempos inmemoriales para mejorar la fertilidad, ayudando a prevenir abortos y molestias durante el embarazo. Las ágatas pueden ser utilizadas en cualquier dirección para atraer el cambio. Si la usamos en el centro trae equilibrio, salud y conexión con el elemento tierra. En el este, ayuda a proteger a los niños y en el sureste, mejora la fertilidad.

Es útil para mejorar la capacidad de amar, atraer relaciones amorosas de mejor calidad y aumentar la fidelidad en la pareja. Se llama piedra astral ya que mejora la espiritualidad y abre nuevos canales de percepción.

Propiedades del Ágata Verde:

Esta es una piedra semipreciosa, una variedad de calcedonia, formada por sílice amorfa en finas capas de un color diferente. Se encuentra como ágata amigdalina en las rocas eruptivas (pórfido), meláfido. Las ágatas suelen tener colores fuertes y debido a su abundancia, se han utilizado desde tiempos inmemoriales como «amuletos de la buena suerte». El nombre «ágata» proviene del río Achates, ahora el río Dirillo, al sur de Sicilia, en Italia, donde se dice que se encontraron las primeras de estas piedras.

Propiedades esotéricas:

El ágata verde es la piedra de la fertilidad y la salud reproductiva. Desde tiempos inmemoriales se ha utilizado para aliviar las molestias durante el embarazo y para ayudar a prevenir los abortos. Además de sus propiedades curativas, es capaz de proporcionar estabilidad emocional y equilibrio espiritual a cualquiera que decida llevarse una de estas gemas.

Para las personas que tienen dificultades para relacionarse a nivel emocional o para entender sus propias emociones, les permite abrir sus mentes y comprender mejor la inteligencia emocional, los estados de ánimo y los sentimientos, mejorando así las relaciones familiares y amorosas.

Está relacionado con el chakra del corazón y es excelente para fortificar la circulación de la sangre. Como tiene un gran valor energético está indicado para trastornos del corazón, la vesícula biliar y el hígado. Con un uso prolongado, previene la obstrucción arterial. Muy utilizado para tratar la depresión y desarrollar la autoestima. Se utiliza para mejorar la salud de los ojos.

En el pasado, una mujer que bebía el agua en la que se lavaba el ágata verde se protegía mágicamente de la esterilidad. Ayuda a tratar conjuntivitis, úlceras, inflamación de la vejiga y el intestino, así como problemas uterinos.

Se utiliza con éxito en el tratamiento de problemas de la piel. Mental / Emocional Ayuda a eliminar la ira almacenada, promoviendo una sensación de paz. Sus propiedades curativas son muy extensas y de hecho, siempre hay quienes creen que esta piedra es muy buena para mantener una vida larga y saludable.

De donde se extrae el Ágata verde:

Aunque el patrón de este mineral es único, hay similitudes en el estilo y el color de las bandas. Algunos ejemplos son el ágata de la Laguna (El nombre de Ojo Laguna, México) o el ágata de Botswana (Después del país africano de Botswana). Otros nombres de variedades utilizan connotaciones de colores o patrones específicos, como ágata de fuego o ágata ojo.

La formación de las ágatas se produce a partir de una estructura de bandas, que son capas sucesivas aproximadamente paralelas a los lados de la cavidad. Es probable que se formaran de la siguiente manera. Durante el enfriamiento de la lava, el vapor y otros gases forman burbujas. Las burbujas superadas por la solidificación se congelan, formando cavidades. Mucho después de que la roca se haya solidificado, el agua que contiene sílice en la solución, probablemente como silicato alcalino, penetra en la burbuja y se coagula en un gel de sílice.

Los componentes solubles de la roca portadora de hierro se difunden en el gel de sílice y producen las capas regulares de hidróxido de hierro. Finalmente, toda la masa se endurece gradualmente con la pérdida de agua y la cristalización de una gran parte de la sílice como cuarzo o sílex. Durante la cristalización, las bandas de color no se alteran.

El ágata se encuentra en las rocas volcánicas cuyo tamaño puede variar de milímetros a varios metros. Se caracteriza por presentar una serie de bandas concéntricas de colores similares, opacas y translúcidas, que recuerdan el corte de un tronco de árbol en sentido circular. Puede tomar muchas formas y venir en muchas variedades. Es una roca dura y resistente a los reactivos químicos. También se utiliza para construir pequeños morteros.

Oregón, Washington, Idaho y Montana son las principales fuentes de gemas. La mayoría de las ágatas aparecen en cavidades de rocas eruptivas o lavas antiguas

Cómo limpiar y purificar el ágata verde:

Antes de empezar, debe saber que limpiar una piedra no significa quitar la suciedad, sino liberarla de cualquier vibración dañina que pueda llevar. Por lo tanto, no debe utilizar un cristal o una piedra sin haberlo limpiado previamente, ya que seguramente ha hecho contacto con otras manos y lugares antes de llegar a nosotros y se ha impregnado de energías que no sabemos si serán dañinas o no. Al limpiarlos, serán más receptivos y podrás conectarte mejor con ellos.

Cualquier piedra tiene el poder de liberar a la gente de la negatividad, sin importar su tamaño, por lo que debe ser limpiada metódicamente para asegurar la máxima efectividad.

Dependiendo de la intensidad del color, no será tan fácil determinar el momento en el que la piedra requerirá limpieza ya que no se volverá visiblemente opaca o al menos no podremos notarlo. Por esta razón, es importante estar atento a los cambios de temperatura y asegurarse de limpiar las piezas regularmente.

La limpieza se puede hacer sumergiendo la piedra en un vaso al que se le puede añadir sal marina o salvia. Déjela reposar durante la noche antes de proceder a activarla.

Para la activación, se coloca en el lado izquierdo del cuerpo, preferiblemente en contacto con la piel y la piedra se comunica con lo que queremos obtener ayuda. Seguro que está dispuesta a recibir nuestra energía y nuestra petición.

El ágata verde en comparación con otras piedras preciosas:

Ágata Verde contra Jade


Cada gema es hermosa a su manera. Cada una tiene características diferentes que las hacen únicas a su manera. El ágata verde es una de las más buscadas y también se compara con el jade debido a su similitud. Ambas tienen un color verde intenso que las hace atraer mucha atención.

El jade es una de las variedades de cuarzo, así como la ágata verde, pero eso no significa que sean iguales. El jade no refleja la luz de la misma manera que la ágata verde. Además, su dureza es relativamente más alta que la del jade e incluso es una joya que es aún más preferida para la joyería.

Su color verde tiende a ser más oscuro que el de la ágata verde y no puede ser teñido. El jade también se calienta más rápido que la ágata verde.

Ágata verde vs. Esmeralda


Las esmeraldas son una gema aún más difícil de conseguir que una ágata verde. De hecho, es necesario recordar que aunque se parecen, son totalmente diferentes. Las esmeraldas tienen un brillo característico y no pueden ser producidas en ningún laboratorio.

Incluso puedes conseguir piedras caídas que tengan esmeralda, pero la calidad del mineral no es lo suficientemente buena para la joyería de alta gama. Las esmeraldas de alta gama son translúcidas, las de baja gama son opacas.

El ágata verde es un mineral completamente diferente con una estructura molecular diferente. Por otro lado, la densidad de cada roca es diferente y la esmeralda es incluso menos resistente que la de la ágata verde. Por último, hay que mencionar que la esmeralda tiene pequeñas cantidades de cromo en su interior y en algunos casos de vanadio que le dan su característico color verde. A diferencia de la ágata verde que sólo tiene cristales de cuarzo.

Ágata verde vs. Ónix verde


El ónix verde es un mineral de clase 4 y se considera una piedra semipreciosa. La principal diferencia entre ellas es que el ónix a veces puede ser considerado no como un mineral sino como una variedad de ágata verde. Lo que sucede es que está compuesto de mucho más sílice que las ágatas verdes.

El ónix no se utiliza ampliamente en el mundo de la joyería de la misma manera que se utiliza la ágata verde. De hecho, es por eso que la ágata verde es considerada una roca más popular que el ónix. Lo que sí tienen en común es que ambas son piedras protectoras.

Deja un comentario