Ágata Botswana > Propiedades, significado y usos

Esmeralda. Rubí. Zafiro. Diamante. Perla. Estas son un par de respuestas fáciles que probablemente surgirían si se le pidiera a gente al azar en la calle que nombrara gemas o joyas. Un nombre que probablemente no se mencionaría es el de ágata de Botswana – no es una piedra desconocida, pero lejos de una asociación común que la gente podría hacer dada la oportunidad. Eso podría ser porque está entre las formas más raras de ágata. Cualquiera que sea la razón, es una piedra preciosa sobre la que vale la pena aprender más.

Este post es todo lo que quieres saber sobre el ágata de Botswana. Si lo encuentras útil, no te olvides de compartirlo. Vamos a empezar!

Significado del Ágata Botswana:

Técnicamente hablando, el nombre ágata de Botswana no significa nada en el sentido de que, digamos, padparadscha (otra gema) se traduce más o menos como «flor de loto acuática». Aún así, cuando se combinan, los componentes del nombre crean una especie de significado.

Ágata es llamada así porque Teofrasto, un naturalista y filósofo griego que estudió con los más conocidos Platón y Aristóteles, vio la piedra en la costa del río Achates en Sicilia. El río tiene ahora un nombre diferente, pero en el siglo III o IV a.C., cuando Teofrasto estaba por aquí, era el Achates. «Achates» se convirtió en «ágata», y eso fue todo

Botswana es, simplemente, un país (que se discutirá un poco más adelante en el artículo). Ponga eso junto con el nombre elegido por Teofrasto para la piedra, y tendrá el significado: ágata de Botswana.

Propiedades del Ágata Botswana:

El ágata de Botswana se considera bastante bella entre sus pares, y gran parte del razonamiento detrás de eso se basa en los aspectos físicos de la gema.

El origen de la piedra es clave para comprender y apreciar su belleza sin igual. Hace casi 200 millones de años, los volcanes activos en lo que ahora se conoce como Botswana entraron en erupción, envolviendo el paisaje en lava hirviente. Sin embargo, el flujo de lava no fue rápido, y con el tiempo, comenzó a superponerse. Capa tras capa, la presión y el peso aumentaron, causando aberturas en la lava que ya se había enfriado.

En estas aberturas, se pudieron formar más capas, que se volvieron redondas como piedras, y luego se convirtieron en piedras una vez que se enfriaron y se asentaron. Este largo proceso de estratificación y enfriamiento es lo que hizo de las ágatas de Botswana lo que son hoy en día. Y es por eso que están anilladas, definitivamente su característica más reconocible.

Propiedades esotéricas:

Hay una discusión separada sobre el ágata de Botswana, que se encuentra fuera del ámbito de las capas de sílice y cuarzo de las que está compuesta. Es hora de hablar de las propiedades metafísicas de la piedra… y son legión, así que amárrense.

Un gran libro para aprender a reconfortarse y a naturalizarse con cristales curativos: «Cristales para principiantes» de Karen Frazier.

El ágata de Botswana es una piedra protectora, hasta el punto de que uno podría incluso llamarla sobreprotectora. Algunas de sus tendencias protectoras están relacionadas con las condiciones a las que las culturas más antiguas eran más propensas: protección contra las poderosas tormentas, resistencia contra la sed y seguridad en los mares picados. Si las ágatas de Botswana tenían un «ojo» (es decir, si las bandas se transformaban durante la formación para tomar forma de ojo), algunas culturas creían que las vigilaría, defendiéndose contra las malas influencias y las posibles lesiones. El ojo era -y es- también un símbolo de la suerte, muy bueno para tenerlo cuando se juega o se intenta una mano en la lotería.

En un contexto moderno, el ágata de Botswana sólo protege de diferentes maneras: mantiene alejadas a las arañas, anula el estrés y las pesadillas, garantiza la seguridad durante los viajes (previniendo los accidentes de tráfico, por ejemplo) y protege el hogar del fuego. Esa protección puede extenderse también directamente a la salud, tanto física como mental. En cuanto al cuerpo, algunas de las cosas que el ágata de Botswana es capaz de hacer son mantener la piel lisa y sana, reducir el riesgo de problemas cardiovasculares y prevenir el sonambulismo. En cuanto a la mente, el ágata de Botswana prevalece especialmente en la ayuda a la depresión o a los patrones de pensamiento peligrosos, lo que la hace beneficiosa en momentos de estrés o de duelo.

De donde se extrae el Ágata botswana

Las ágatas se encuentran en una multitud de lugares de todo el mundo bajo diversos nombres, desde las ágatas de agua fría del lago Michigan hasta las ágatas cíclopes de México. Como se mencionó brevemente antes, el ágata de Botswana en particular se encuentra en el país nominal.

Situada cerca del extremo meridional del continente africano, Botswana experimentó una actividad volcánica hace cerca de 200 millones de años, formando la preciosa ágata en el proceso. Millones de años más tarde, los humanos descubrieron la piedra allí, y se convirtió en esencial para la cultura de la época. Las tribus locales incluso la utilizaban en las ceremonias que realizaban, sobre todo para promover la fertilidad y la seguridad de la concepción.

Hoy en día, la mayor parte de las ágatas de Botswana se extraen en el distrito de Bobonong, cerca del extremo oriental del país, donde limita con Zimbabwe.

Cómo portar el Ágata Botswana:

Siendo el ágata de Botswana una piedra tan variable en cuanto a color y combinaciones de bandas, elegir con qué emparejarla y cómo llevarla puede ser una tarea difícil. Esperemos que las siguientes sugerencias sean una guía útil para aquellos que luchan por decidir.

Cabe señalar que el ágata de Botswana se considera una excelente gema para que la usen los hombres, en lugar de las joyas más sencillas que se encuentran ampliamente disponibles para ellos. Dado que los hombres suelen llevar ropa más sencilla que las mujeres, los coloridos pero no exagerados diseños de la piedra pueden servir como un fino complemento de su vestimenta diaria. Para los hombres que no se dedican a la joyería, el ágata de Botswana puede funcionar incluso como hebilla de cinturón o como corbatín.

Cómo limpiar y purificar el Ágata Botswana:

El ágata de Botswana es lo suficientemente dura como para que no se rompa fácilmente (entre 6,5 y 7 en la escala de dureza de Mohs), pero no es tan duradera como los diamantes. Eso significa que hay que tener un cuidado especial al limpiarla. Afortunadamente, no es un proceso difícil en lo más mínimo.

Todo lo que se necesita es jabón, agua y un cepillo de dientes o un paño suave. Déjelo en remojo en el agua llena de jabón, manteniendo la temperatura caliente (¡pero no caliente!). Esto quitará la mayor parte de la suciedad; lo que quede, sólo límpialo con el cepillo de dientes o un paño. Enjuáguelo, séquelo, y la piedra debe volver al punto de partida.

Aparte de limpiar el ágata de Botswana, saber cómo mantenerla limpia no es una idea horrible. Para empezar, no la exponga al calor por mucho tiempo; limpiarla con vapor, por ejemplo, es una forma rápida de arruinar la piedra. El sudor también puede tener efectos negativos sobre la gema, así que asegúrese de quitarse cualquier joya de ágata de Botswana cuando realice cualquier tipo de actividad física rigurosa.

Curiosamente, el maquillaje también puede disminuir el pulido de la piedra, así que póngaselo después de aplicar los cosméticos. Por último, cuando guarde ágata de Botswana, hágalo en una bolsa o contenedor separado, para que no se roce y se arañe contra otras gemas.

Piedras que mejor combinan con el Ágata botswana:

Para los que se preocupan por los contrastes de color, el ágata de Botswana funciona con unos pocos tonos diferentes. Las piedras de colores más suaves (principalmente las grises, por ejemplo) podrían encajar fácilmente con gemas de colores más cálidos, como el jaspe rojo brechado.

Las ágatas de Botswana con bandas más rosadas o de albaricoque se destacarían claramente contra algo como el ónix negro o el jade blanco de montaña sin dominar ninguno de los dos. Todo esto se aplica también a la elección de la ropa. Así, por ejemplo, una mujer con un vestido negro podría querer un collar de ágata de Botswana de color más claro.

La preferencia personal importa, sin embargo, como las implicaciones metafísicas de los diversos colores de la piedra. Hay mucho que tomar en consideración, para estar seguros.

Deja un comentario