Ágata azul: Propiedades, significado y usos.

El ágata es una de las piedras protectoras más importantes. Mantiene alejadas las energías negativas y conduce al equilibrio interior. Las piedras curativas de ágata pueden aportar ideas y ayudar con muchas dolencias mentales y físicas. Las piedras curativas ya se usaban en la antigüedad, e incluso Aristóteles conocía el efecto de las piedras.

Ágata azul: Propiedades, significado y usos.

Hoy en día, las piedras curativas se utilizan principalmente en la naturopatía. El ágata de la piedra curativa trabaja lentamente, pero despliega un tremendo poder. Como piedra protectora, fortalece la confianza en sí misma, promueve la autoaceptación y da comodidad. Todo sobre el efecto del ágata, sus propiedades, su significado y la aplicación está ahora disponible para usted.

La piedra curativa ágata, ágata o piedra águila se asigna al cuarzo de calcedonia y pertenece a la clase mineral de los óxidos. Las piedras curativas están formadas por capas de cuarzo superpuestas, que se encuentran en las cavidades de las rocas. Las piedras águila constan de varias capas, que están formadas por diversas variantes e inclusiones de cuarzo como el cromo, el manganeso y el hierro. Así es como se desarrollan varios colores, formas y patrones de piedra.

Esta variedad de colores y patrones caracteriza las múltiples variantes de las piedras curativas de ágata. Las ágatas pueden ser azules, rojas, blancas, negras, verdes o multicolores. La familia de las ágatas incluye ágata ojo, ágata colorida, ágata rayada y ágata cebra. La piedra curativa se encuentra en Brasil, India, EE.UU., México, Uruguay y Alemania. Las ágatas son también importantes piedras principales o secundarias para el zodíaco Capricornio, el pez, el toro y el escorpión.

Las piedras curativas de ágata ya se utilizaban en la antigüedad como piedras protectoras o como elementos para obras de arte. El nombre de la anteriormente conocida como piedra semipreciosa ónice se remonta probablemente al río Achates en la isla de Sicilia, ya que encontró mención escrita en esta zona antes de Cristo. Los antiguos egipcios hacían de las piedras curativas de ágata escarabajo como amuleto de la suerte. En la Edad Media, la gente creía que la piedra protectora los hacía invisibles y que los truenos y relámpagos. Los ciudadanos ricos de la antigua Roma llevaban rodajas de ágata para ayudarles a ganar más poder.

Incluso hoy en día, el ágata tiene una gran importancia y es una de las piedras de protección más buscadas. Cuanto más popularidad ganaban las piedras curativas, más se cambiaban artificialmente. Debido a sus diversos tipos y formas de molienda, existen numerosas variantes y nombres comerciales. El ágata se atribuye a un fuerte efecto curativo en dolencias mentales o físicas, como una piedra protectora para mujeres embarazadas o como un consuelo en separaciones.

Significado y simbolismo

El ágata azul siempre ha sido una joya muy buscada y una piedra curativa, de la que se hicieron muchas obras de arte en la antigüedad. Su nombre probablemente se remonta a su primer sitio, el río Achates en Sicilia.

Allí ya fue mencionado mucho antes de Cristo por los griegos por escrito. Pero incluso en el antiguo Egipto, el ágata era conocida, porque de él se cortaban los codiciados escarabajos, que llevaban como amuletos de la suerte y piedras protectoras de cada egipcio. Incluso en la antigua Roma, los ciudadanos ricos creían que los trozos de ágata les daban poder y riqueza.

En la Edad Media, incluso se creía que esta gema podía hacer invisible a su portador, incluso los truenos y rayos debían ser alejados de su portador por el ágata. El conocimiento de la gran importancia del ágata como piedra protectora se ha mantenido hasta hoy y por eso sigue siendo una gema codiciada hoy en día. Con la popularidad de la gema, la piedra pronto fue alterada artificialmente. Ya en Bizancio, los colores del ágata se intensificaron con la quema.

Debido a las localidades del mundo y a su variedad de colores y formas, el ágata tiene muchos sinónimos así como nombres comerciales. Debido a las diferentes composiciones, las variedades individuales de ágata, que también se premian con diferentes efectos curativos… Por lo tanto, se utiliza como protector de la maternidad y está destinado a proporcionar comodidad en las separaciones, también puede ayudar con las enfermedades de todos los órganos. Incluso Hildegard von Bingen reconoció en la Edad Media, la importancia del ágata y describió su efecto positivo contra el veneno de serpientes y arañas.

El ágata azul es una de las piedras curativas más importantes de todas. En la amplia enciclopedia de gemas, incluso más de 400 piedras curativas son capturadas con imágenes que pueden ser buscadas por color, origen, efecto, significado, signo del zodíaco, etc.

Propiedades del ágata azul

El ágata es una piedra con bandas y pertenece al grupo del cuarzo de calcedonia. Es una de las clases de minerales de los óxidos. Está formada por capas de cuarzo depositadas sucesivamente en cavidades de la roca en las que incluso pueden quedar cavidades. Las capas individuales están formadas por diferentes variantes de cuarzo e inclusiones extrañas como el hierro, el cromo y el manganeso. De esta manera, los diferentes colores y patrones del Ágata se producen y finalmente dan forma a las variedades individuales.

agata azul propiedades para mente y cuerpo

El ágata puede aplicarse de diferentes maneras. Como piedra protectora debe ser llevada tan a menudo como sea posible en todas sus formas, ya sea como amuleto de ágata, cadena o escarabajo. Si, por otra parte, se pretende que tenga un efecto dirigido a un órgano o a un lugar del cuerpo, el contacto directo con la piel es muy importante. Sosténgalo lo más cerca posible del órgano afectado o directamente en el sitio del cuerpo.

El ágata también es adecuada como agua de gema para beber, a fin de desarrollar su efecto sobre los órganos a los que se dirige. A menudo se recomienda tomar el agua de piedras preciosas después del reloj del órgano para lograr el mayor efecto posible. Para aliviar la sed, el ágata se puede tomar en la boca, y en caso de defectos en el habla, según la antigua costumbre, se respira varias veces al día y se lame la cubierta.

Muchas personas apenas pueden hacer frente a las altas exigencias de la vida privada y la vida profesional. El ágata de piedra curativa ayuda en esta área, aumenta la concentración y promueve el pensamiento racional. Cuando se aplica la piedra curativa, se mejora la capacidad de definir las dificultades y encontrar soluciones más rápidamente. Las ágatas fortalecen el sentido de la realidad, agudizan la visión de lo esencial y conducen al equilibrio interior. Esto hace que sea más fácil evitar las malas influencias del mundo exterior.

El efecto del ágata en la psique puede ser el siguiente: Control eficiente del estrés, Creatividad, optimismo, confianza en sí mismo, Resolución de tensiones y conflictos emocionales, Reducción de miedos y pesadillas, Desórdenes del sueño, estados de ánimo depresivos.

Propiedades en el cuerpo

Incluso en el sufrimiento físico las ágatas despliegan sus propiedades curativas. Los cálculos curativos alivian suavemente las molestias estomacales e intestinales como el estreñimiento, la flatulencia o la acidez. Incluso la gastritis crónica puede ser aliviada o más bien curada bajo la influencia de las ágatas. La piedra protectora también fortalece el sistema reproductivo, ayuda con el dolor abdominal y tiene un efecto positivo en los trastornos hormonales. Además, el tejido conectivo y el flujo linfático pueden mejorar significativamente con el uso del ágata.

Reducción de las condiciones de la piel, como eczema, varices y ampollas. Reducción de enfermedades oculares como irritación de los ojos, cataratas e inflamación de los ojos. Alivio de las enfermedades reumáticas de las articulaciones, debilidad de la vejiga, incontinencia. Control de infecciones respiratorias superiores, problemas circulatorios, trastornos nerviosos.

Para que la poderosa energía de la piedra curativa logre un efecto óptimo, se debe usar el ágata directamente en el área del cuerpo afectada. Si usted sufre de problemas mentales, es aconsejable colocar el ágata en su corazón. Para aliviar las dolencias físicas, puedes ponerte un collar o un brazalete de ágata durante un período de tiempo prolongado, poner la piedra curativa en el bolsillo del pantalón o de la chaqueta, o colocarla directamente sobre el estómago.

Debes cuidar con amor tu ágata y limpiarla al menos una vez al mes con agua corriente. Para descargar por la noche las piedras de hematita son adecuadas (pequeñas piedras magnéticas), para recargar, preferiblemente al sol, el cristal de roca es ideal.

Para hacer una esencia, también puedes poner el ágata en agua y beber el agua de la piedra curativa. A diferencia de las piedras curativas de ágata usadas externamente, el agua de la piedra es capaz de desarrollar su efecto de forma mucho más sostenible, porque su cuerpo reacciona a las fuerzas de las piedras curativas de forma mucho más intensa. La desventaja, sin embargo, es que a menudo se produce un agravamiento inicial. Por lo tanto, el agua curativa de ágata debe utilizarse siempre con todo cuidado.

Propiedades en la salud

Esta piedra afortunada y protectora puede proteger contra las malas influencias o incluso la depresión. Instalada como joya en el apartamento, el ágata azul debe ser capaz de mantener todo el mal de uno. Al mismo tiempo puede fortalecer la fuerza de voluntad y hacer más sensible el manejo de otras personas. También se dice que el ágata azul aumenta el interés por las mujeres cuando se lleva en el cuerpo.

En el reino de la psique, los poderes curativos causan igual de enormes. Así que ayuda con las alteraciones del sueño por la noche e incluso trae sueños agradables. Su poder mitiga incluso los efectos de la luz de la luna. Incluso la Zarina Catalina la Grande reconoció el potencial de la gema, que fortalece la autoestima y restaura la conciencia del propio cuerpo. El efecto energético calmante fluye a través del ágata y alivia los miedos donde surgen. Especialmente en el área de la ansiedad social, aumenta la sensibilidad en el trato con las personas y así mejora el conocimiento de la naturaleza humana. Debido a esto, los verdaderos amigos pueden ser reconocidos antes. El dolor de la separación se convierte, ya sea a través del proceso de separación del hogar o de la separación de un ser querido, en la prueba, y aquí también el ágata protege y fortalece al portador por la fuerza de voluntad. Surge un profundo sentimiento de cautela y seguridad.

sígno del zodiaco del ágata azul

El ágata es recomendada como piedra estrella especialmente para el signo del zodiaco de tauro. Como piedra curativa le da seguridad y confianza. Tauro es ayudado por la gema a realizar sus objetivos.

El ágata azul y los chakras

El efecto se extiende al nivel físico, mental y espiritual. Dado que el ágata está disponible en muchos colores y variedades, hay que tener en cuenta que algunos colores tienen efectos especiales.

Por ejemplo, las piedras preciosas azules tienen un efecto pronunciado en el chakra de la garganta, mientras que las ágatas rojas o pardas actúan en el chakra de la raíz.

Cómo purificar y limpiar la piedra

Debe ser descargado una vez al mes bajo el agua corriente y cargado al sol o durante la noche con un cristal de roca. Las cadenas deben ser descargadas una vez al mes durante la noche con piedras de hematita. Para que el ágata pueda desarrollar su efecto de forma óptima, es importante un cuidado regular. Se recomienda no exponer la gema al calor extremo o a los cambios de temperatura. Esto puede causar que se manche. Las ágatas especialmente soldadas son susceptibles a esta mancha.

Para limpiar la gema, debe ser descargada una vez al mes con agua corriente. Las cadenas con ágatas pueden ser limpiadas y descargadas en un recipiente con piedras secas de hematita. Es mejor permanecer en él durante la noche. Puedes recargar las ágatas poniéndolas al sol o por la noche en un grupo de cristales de roca. Esto le dará a la ágata su energía positiva de nuevo.

Conclusión

El ágata puede referirse a una apreciación de hace miles de años. Ya en el Antiguo Egipto las joyas y las vasijas estaban hechas de ágata. Sobre el surgimiento del nombre, no hay un conocimiento seguro. Se cree que el sitio del primer descubrimiento de un ágata del río Achates (ahora Dirillo) podría haber sido en el suroeste de Sicilia.

Su importancia como joya y piedra curativa fue reconocida tempranamente, y las rebanadas de la piedra rayada fueron usadas tanto por los griegos como por los egipcios como amuleto de la suerte. A veces se creía que el ágata hacía invisible a su dueño, y así podía protegerse contra los rayos y los truenos.

Deja un comentario